Puntos calientes de coronavirus: el vecindario de San José se une en respuesta
Patricia Casteillo visita Amigos de Guadalupe, que ayudó a su familia a mudarse después de la pérdida de empleos debido a la pandemia. Foto de Lorraine Gabbert.

Puntos calientes de coronavirus: las 3 áreas más afectadas en el condado de Santa Clara, Parte 3

Patricia Casteillo y su esposo perdieron sus trabajos debido al COVID-19, lo que la empujó a un estado de depresión.

Ella dice que encontró esperanza en Amigos de Guadalupe, una organización sin fines de lucro que, entre otras cosas, pagó el depósito y el alquiler del primer mes para que su familia pudiera mudarse. Casteillo dijo que la ayuda que recibió "los salvó".

Pero también los colocó en un punto de acceso al coronavirus: su nueva casa en el este de San José está en el código postal 95116, que tuvo el tercer mayor número de casos per cápita de COVID-19 en el condado de Santa Clara durante varios meses.

Según datos del condado, había 1,562 casos de COVID-19 en 95116 hasta el 21 de octubre. Con una población de 56,481, esa es una tasa de 2,766 casos por cada 100,000 personas.

Aunque los números de caso en este código postal seguirá aumentando - 1,742 al 10 de noviembre - el vecindario recientemente se deslizó detrás de 95110. Ese código postal, que se extiende a ambos lados de la autopista 87 y el río Guadalupe, tiene 631 casos. Con una población de 20,203, el recuento de casos equivale a una tasa de 3,123 por cada 100,000 habitantes.

Código postal 95122 en Este de San José es el No. 1 con la tasa más alta de casos de coronavirus, y 95113, que abarca el centro, es el No. 2.

Las cuatro áreas tienen un número de casos superior al promedio por cada 100,000 personas en California en su conjunto, o alrededor de 2,470, según el Centro para el Control de Enfermedades.

El código postal 95116 incluye Si Se Puede! Collective, que trajo las pruebas de COVID-19 al área. Foto cortesía de Google Maps.

“Esos son los lugares de mayor riesgo”, dijo la Dra. Sarah Rudman, asistente de salud del condado de Santa Clara, “y continúan necesitando esfuerzos y recursos enfocados porque es probable que continúen siendo un punto de acceso si no nos enfocamos en nuestros residentes más vulnerables ".

A pesar de la clasificación de 95116, o quizás por eso, la medida no pudo haber sido mejor para Casteillo y su familia. El vecindario de East San Jose se ha convertido en un ejemplo de cómo una comunidad puede unirse en situaciones de crisis.

En medio de la pandemia, que ha devastado el este de San José, ¡Si Se Puede! Colectivo se ha movilizado.

El colectivo, enfocado en el este de San José, incluye Amigos de Guadalupe: Centro de Justicia y Empoderamiento, Servicios para la Familia Grial, Escuela de Artes y Cultura en Mexican Heritage Plaza, SOMOS Mayfair y Veggielution.

“Hemos hecho que nuestras comunidades sean mejores y más fuertes gracias al trabajo que hacemos en colaboración”, dijo Maritza Maldonado, directora ejecutiva de Amigos de Guadalupe.

El apoyo brindado a familias de bajos ingresos e inmigrantes que residen en el código postal 95116 ha sido un salvavidas esencial, especialmente durante la pandemia, dicen los residentes.

El colectivo lanzó una campaña de salud pública COVID-19 para educar a los residentes sobre las precauciones de seguridad. También defendió con éxito una prueba local de COVID-19 sitio en la Escuela de Artes y Cultura y abrió un banco de alimentos allí.

Un letrero en Mexican Heritage Plaza en Alum Rock Ave. recomienda la prueba de COVID-19. Foto de Lorraine Gabbert.

Nain Lopez Mota, líder de SOMOS, dijo que pagar el alquiler mientras no trabaja es una preocupación recurrente para los miembros de la comunidad. Mota dijo que se sintió perdida antes de encontrarse con SOMOS.

Al comienzo de la pandemia, cuando su esposo perdió sus dos trabajos en restaurantes, su familia recurrió a bancos de alimentos y sitios de distribución de alimentos.

“SOMOS ayuda a las personas a conectarse con los recursos si no pueden proporcionarlos ellos mismos”, dijo Mota.

A través de SOMOS, Mota dijo que los residentes encontraron apoyo y aprendieron nuevas habilidades, incluyendo cómo encender una computadora. “Esto refleja las luchas de ser parte de esta comunidad”, dijo Mota. "Tengo la esperanza de que ahora los padres puedan sentirse capaces".

Angie López, coordinadora de desarrollo de liderazgo en SOMOS, dijo que los vecindarios del este de San José ya estaban luchando por mantenerse a flote y que la pandemia solo amplificó sus desventajas.

“Dado que una gran cantidad de ellos son indocumentados, no hubo necesariamente ningún beneficio”, dijo López. "Y la idea de desempleo es inexistente".

López dijo que la organización sin fines de lucro lanzó Diamantes (que se traduce del español a diamantes), una red en línea de pequeños grupos para apoyar a los miembros durante la pandemia. Cada grupo incluye un mentor que transmite información.

“Si SOMOS me envía información, en cinco minutos se la puedo pasar a 200 personas”, dijo López. "El bienestar emocional es un componente muy importante y podría marcar la diferencia si alguien te está controlando".

A través de Diamantes, se comparte información sobre ofertas de trabajo, asistencia para el alquiler, artículos esenciales y campañas de recolección de alimentos y medidas de seguridad de COVID-19.

Cuando una residente perdió su trabajo, un mentor de Diamante se ofreció a enseñarle Excel. Otro miembro recibió transporte a su cita con el dentista. Los miembros incluso comparten recetas de bajo costo.

“Los Diamantes han dado como resultado otro nivel de comunidad”, dijo López. “Vemos esto como una oportunidad para brindar desarrollo de liderazgo. Nos cuidamos unos a otros, afinamos nuestras habilidades, profundizamos nuestra imaginación y construimos poder durante esta crisis y más allá ".

Maldonado se crió en el código postal 95116 y dice que no es ajena a las dificultades que enfrentan los residentes. Ella ha creado el trabajo de su vida allí y dijo que "comprende profundamente los dolores de la comunidad".

"La pandemia ha aumentado las desigualdades raciales que han plagado al este de San José durante generaciones", dijo Maldonado. “Es pobreza. Las personas son trabajadores de servicios. Somos sus niñeras, preparadores de alimentos, jardineros y conductores de autobuses. Esta es la consecuencia de esa economía ".

“La pandemia ha aumentado las desigualdades raciales que han plagado al este de San José durante generaciones”, dijo Maritza Maldonado, directora ejecutiva de Amigos de Guadalupe. Foto de Lorraine Gabbert.

Maldonado dijo que pagar el alquiler es un problema para muchos en el área, quienes generalmente reciben salarios bajos y viven en hogares múltiples.

“La gente alquila habitaciones en nuestro vecindario, sus garajes, incluso su espacio de piso para llegar a fin de mes”, dijo Maldonado. “La gente necesita un camino hacia la ciudadanía. Con la pandemia, no califican para controles de estímulo ni nada más, lo que agrava su pobreza ".

Amigos de Guadalupe brinda asistencia para el alquiler a través de fondos de Destination: Home, una organización sin fines de lucro que se ocupa de la falta de vivienda, y Sacred Heart Community Service, que se enfoca en la pobreza.

“Nuestro trabajo ha sido decirle a la gente que tienen derecho a quedarse en sus casas con la moratoria de alquiler”, dijo Maldonado. "Necesitan pagar el 25% de su alquiler, pero si califican, podemos ayudar".

Maldonado dijo que desde marzo, la organización sin fines de lucro pudo dar más de $ 500,000 a los necesitados. El dinero fue principalmente para vivienda, pero también para gastos funerarios.

“No tenían dinero para enterrar a sus seres queridos que murieron de COVID”, dijo.

Maldonado dijo que un hombre empleado durante 25 años en un restaurante local dejó de trabajar cuando dio positivo por COVID-19. Pero después de recuperarse y dar negativo en la prueba, no lo volvieron a contratar.

Una mujer cuyo esposo tenía COVID-19 le dijo a Maldonado que no podía pagar lo esencial como jabón o pasta de dientes.

“Vivimos en Silicon Valley, un lugar con la mayor cantidad de millonarios y multimillonarios del mundo”, dijo Maldonado, “y no podemos resolver esto para nuestros más vulnerables. Tenemos mamás con bebés que viven en automóviles y no pueden comprar fórmula para alimentar a sus hijos ".

Maldonado dijo que las comunidades pobres de color son las que más han sufrido por la pandemia.

"Estamos perdiendo gente morena y negra", dijo. “Uno de nuestros líderes dijo: 'A veces me pregunto si a la gente le importa. ¿Somos tan prescindibles que a la gente no le importa si morimos? '”

Contacte a Lorraine Gabbert en [correo electrónico protegido].

Mauricio La Plante y Sonya Herrera contribuyeron a este informe.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.