Del campo al frente: Chava Bustamante inspira a la próxima generación
Chava Bustmante se jubiló como directora ejecutiva de Latinos Unidos para una Nueva América el 1 de febrero de 2021. Foto de Sonya Herrera.

Salvador “Chava” Bustamante fue arrestado por primera vez por desobediencia civil en 1979 a la edad de 28 años.

El organizador laboral, que recientemente renunció como director ejecutivo de Latinos United for a New America (LUNA), estaba impactando con el United Farm Workers en Salinas. Fue sentenciado a tres meses en la cárcel del condado de Monterey por la huelga, y al ser liberado dio un largo paseo de regreso a casa y comenzó a pensar en su futuro.

“Me liberaron la mañana después del Día de Acción de Gracias en 1979, a las 5:36 de la mañana”, dijo Bustamante, de 69 años, a San José Spotlight. "De repente, me vino a la mente una pregunta sobre lo que tenía que hacer con mi vida ... decidí que necesitaba convertirme en organizadora".

Así comenzó la carrera de un hombre que inspira a otros a luchar por los derechos y la libertad de los trabajadores, los inmigrantes y la comunidad en general. Bustamante dijo que su trabajo consiste en ayudar a otros a darse cuenta del poder de la acción colectiva.

“Si hay una situación que te afecta, tienes el poder en ti mismo para cambiar esa situación, individualmente”, dijo Bustamante. "Pero es aún más poderoso cuando te organizas y te juntas con otras personas y todos luchan juntos contra esa injusticia".

Una historia de desobediencia

Bustamante llegó a los Estados Unidos desde México en 1968 y trabajó en el campo durante los siguientes 12 años. Entró en contacto con el sindicato United Farm Workers en Salinas y participó en su primera huelga ese año. Se unió formalmente al sindicato en 1975.

Bustamante se mudó a San José en 1983 cuando su esposa consiguió un trabajo en el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios. A fines de 1986, comenzó a trabajar en una campaña de contrato con el sindicato y trabajó en la campaña Justicia para los conserjes durante 18 años.

Uno de sus primeros recuerdos del poder de los sindicatos, dijo Bustamante, fue cuando trabajaba en el campo recolectando lechugas.

“Podría estar lloviendo, podría ser el viento que sopla de 30 a 35 millas por hora, y tienes que trabajar”, ​​dijo Bustamante. "Recuerdo haber ido a estos campos una mañana, tal vez a las 4:35 de la mañana, la niebla era tan densa que parecía que estaba lloviendo".

Los trabajadores de la lechuga y su sindicato decidieron negociar un contrato que les daría el derecho a negarse a trabajar si las condiciones afectaban su salud y seguridad. Sin embargo, a los trabajadores solo se les permitió negarse a trabajar individualmente, en lugar de colectivamente. Pero eso no les impidió actuar una mañana.

“El capataz vino al autobús, éramos unos 35 y dijo: 'Bustamante, ¿van a trabajar o no?'”, Recordó Bustamante. Él se negó, y uno por uno, cada uno de los otros trabajadores también se negó. Los trabajadores hablaron individualmente, pero trabajaron colectivamente para hacer cumplir sus derechos.

Rebeca Armendáriz, concejal de Gilroy, conoció a Bustamante cuando estaba en la escuela secundaria. Ella recordó haberlo visto protestar en nombre de conserjes, trabajadores de servicios de alimentos y trabajadores de seguridad fuera de un campus tecnológico hace unos años. Él protestó en apoyo de su movimiento para formar un sindicato y finalmente fue arrestado, una imagen que Armendáriz dijo que se destaca en su mente.

“Fue realmente duro ... ver a este hombre modesto, este ex-trabajador agrícola, este hombre que siempre se solidarizó con los conserjes, estar en una posición boca abajo en el suelo, al sol, frente a algunas de las corporaciones más poderosas de nuestro mundo, —Dijo Armendáriz. "Cada vez que lo arrestaban, cada vez que se ponía de pie, cada vez que estaba al frente de una protesta, estaba arriesgando su libertad y sacrificando tiempo con su propia familia".

Chava Bustamante, centro, habla con Javier González, gerente de asuntos gubernamentales y políticas públicas de Google, fuera del campus de Google en Mountain View. Imagen cortesía de Silicon Valley Rising.

Compromiso con la justicia

Los colegas de Bustamante dicen que su disposición a ser encarcelado por las causas que le importan demuestra la profundidad de su compromiso. Bustamante dijo que lo arrestaron por desobediencia civil una docena de veces.

“Chava ha enseñado a mucha gente sobre la organización y la dedicación que requiere, el tipo de acciones que la gente a veces tiene que tomar y también las diferentes formas de hacer el trabajo”, dijo Víctor Vásquez, director de organización y políticas a SOMOS Mayfair. "Hay momentos para colaborar con nuestros sistemas, y hay momentos para desafiarlos e impulsarlos".

Maria Noel Fernandez, directora de Levantamiento de Silicon Valley, conoce a Bustamante desde que era niña. Dijo que admira su impulso para impulsar metas más grandes.

“Cuando hablamos de participación, siempre dice, '¿Cómo lo hacemos 500 de los 200 que se espera?'”, Dijo Fernández. "Y no solo eso, sino cómo vamos a llegar allí ... no se trata solo de esta noble idea, se trata de cómo hacerla realidad, cómo hacer que suceda".

No retroceder

Maritza Maldonado, directora ejecutiva de Amigos de Guadalupe, dijo que Bustamante tiene una ferocidad que lo convierte en un poderoso aliado. Recordó cuando ella y Bustamante protestaron frente a la oficina de campo federal de Seguridad Nacional en Morgan Hill hace unos años. El dueño del centro comercial donde se encuentra la oficina llegó y comenzó a gritar a los manifestantes. Bustamante se puso cara a cara con el hombre, no dispuesto a retroceder.

“Se asustó un poco, literalmente se le metió en la cara. Pero no se echó atrás ”, dijo Maldonado. "Hay un lado humilde de Chava, pero también, cuando ve una injusticia, es implacable en su búsqueda de la justicia".

Chava Bustamante, a la izquierda, habló con el dueño de un centro comercial mientras protestaba frente a la oficina de Seguridad Nacional en Morgan Hill. Imagen cortesía de Maritza Maldonado.

Comunidad primero

Bustamante también es muy consciente de la necesidad de escuchar a los miembros de la comunidad.

Mayra Pelagio, la nueva directora ejecutiva de LUNA, dijo que comenzó a trabajar con la organización como parte de una beca hace unos años. Se entrenó con Bustamante en un pequeño parque de casas móviles en Gilroy, donde caminaron de puerta en puerta y hablaron con los vecinos. Pelagio recordó que Bustamante comenzaría cada visita elogiando las plantas en el porche del residente antes de finalmente cambiar la discusión a la seguridad del vecindario.

“La forma en que interactúa con la gente, es muy genuino, y realmente no entendí por qué hasta que comenzó a enseñarme cómo organizarme”, dijo Pelagio. "La gente estaba muy abierta, especialmente con él".

Después del escrutinio, LUNA trajo sillas de la oficina, sandía y agua helada a un espacio abierto en el parque. Pelagio dijo que la vista de Bustamante cortando la sandía para los residentes del parque fue entrañable.

“Fue una gran primera experiencia para mí aprender que esto es realmente lo que significa construir una comunidad, generar confianza”, dijo Pelagio. "Para todos nuestros eventos, él se asegura de estar allí ... tiene la intención de que la comunidad sepa que todavía está allí".

Un legado que perdura

Bustamante, quien renunció como director ejecutivo de LUNA el 1 de febrero, dijo que planea permanecer involucrado por algún tiempo. Como tesorero, se asegurará de que LUNA se mantenga financieramente estable y ayudará a las campañas en curso, como la lucha para preservar los medios de vida de los vendedores en el mercado de pulgas de San José. Bustamante hizo una huelga de hambre para luchar por los vendedores.

El líder desde hace mucho tiempo dijo que dejará el cargo después de 7 años porque quiere pasar el testigo, y LUNA finalmente está en condiciones de contratar a un director ejecutivo. Bustamante estaba haciendo el trabajo sin paga.

Chava Bustamante se para frente al granero en la Granja Emma Prusch en San José, donde dice que la primera reunión de LUNA se llevó a cabo en abril de 2014. Foto de Sonya Herrera.

“Hay algunas personas que realmente no merecen representar a ese distrito”, dijo Bustamante, refiriéndose al Distrito 4 del Concejo Municipal de San José. “Debes asegurarte de que se conviertan en representantes de un solo mandato”.

También planea permanecer activo en el Papeles Para Todos campaña por los derechos de los inmigrantes indocumentados.

Bustamante dijo que para que cualquiera pueda hacer un cambio, tiene que creer en sí mismo y creer que un mundo mejor es posible.

“Tenemos otras responsabilidades con otras personas y con la sociedad”, dijo Bustamante. "Depende de nosotros mejorarlo".

Contacte a Sonya Herrera en [correo electrónico protegido] o siga @SMHsoftware en Twitter.

Dejá tu comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.