Kline: el caso del transporte público público-privado

Empecemos hablando de la crisis de la vivienda.

Tenemos un problema de vivienda porque los precios de las viviendas son demasiado altos. Los precios son altos porque la demanda es alta y la oferta es baja.

No podemos aumentar la oferta a menos que aumentemos la densidad. No podemos aumentar la densidad sin aumentar el tráfico. El tráfico puede ser mortal para la calidad de vida, lo que resulta en un rechazo masivo de las comunidades. La respuesta es que más personas utilicen el transporte público.

Esto permitiría una mayor densidad sin más tráfico. Sin embargo, la tendencia es justamente la opuesta: el número de pasajeros en realidad ha bajado en VTA y la recuperación de la caja de tarifas está en un increíble 9 por ciento, la más baja del país. En otras palabras, los sistemas de transporte público masivo no han logrado brindar una solución al problema de la vivienda.

Todo el transporte es público de alguna manera. Ya se trate de carreteras, aeropuertos, trenes o autobuses, los contribuyentes públicos pagan la factura en algún nivel para construir y / o mantener los sistemas.

El transporte público masivo en forma de autobuses y tren ligero es un experimento relativamente nuevo. Cuando crecí en San José en la década de 1960, todas las líneas de autobús eran privadas. Antes de eso, mi padre recorrió el extenso sistema de tranvías privados en todo el Valle en la década de 1930. Esos servicios se vieron inundados por la fijación de automóviles de las décadas de 1950 y 1960 y fueron reemplazados por servicios públicos diseñados principalmente para ayudar a aquellos que no podían o no podían conducir automóviles.

¿Por qué ha fallado el transporte público masivo en Silicon Valley? Una tesis es que la naturaleza expansiva del Valle ha hecho que conectar a las personas con trabajos sea inherentemente ineficiente para los autobuses y más eficiente y cómodo para los automóviles.

Una alternativa es que el transporte público masivo se ha centrado en ayudar a todos a ir a todas partes, sin importar el costo; creando un sistema extremadamente ineficiente. Cada pasajero de autobús cuesta alrededor de $ 24 por viaje, mientras que solo se les cobra alrededor de $ 2. Y esto solo refleja los costos operativos, no los costos de capital de reemplazar autobuses o vehículos de tren ligero.

¿Cuál es la solución? Primero, admitir que la experimentación de corta duración del transporte público masivo ha fracasado y deberíamos considerar un enfoque más público-privado. Esta no debería ser una declaración impactante, ya que las formas de transporte más exitosas en la actualidad son en realidad asociaciones público-privadas.

El coche que conduzco es privado, pero la carretera por la que conduzco es pública. Las aerolíneas y sus jets son privados, pero la mayoría de los aeropuertos son públicos. Incluso el muy criticado sistema ferroviario de alta velocidad propone que las empresas privadas lo operen y mantengan.

¿Cómo implementar tal estrategia? Primero, reconozca los éxitos y hágalos mejores; específicamente BART y Caltrain. Sí, todos tienen problemas, pero vale la pena salvarlos y mejorarlos. Ambos tienen características que hacen que el transporte público funcione.

En segundo lugar, deje de cavar más profundamente en sistemas que no funcionan; específicamente autobuses y tren ligero actual. Asegúrese de que las personas que realmente no pueden usar un automóvil, o que no pueden pagarlo, sean subsidiadas directamente por operadores privados como Uber y Lyft. ¿Algunas personas harán trampa? Sí, pero los costos palidecerán en comparación con el sistema existente. A continuación, concéntrese en proporcionar un verdadero sistema de transporte "Siguiente" que esté diseñado para transportar a la mayoría de las personas de la manera más eficiente, cómoda y rápida posible a sus destinos.

Algunas sugerencias sobre la nueva red de transporte público-privado para Silicon Valley:

1 Proporcione tarjetas de débito para aquellos que califican, en base a discapacidades físicas y / o niveles de ingresos, que se pueden usar en una variedad de servicios privados como Uber o Lyft.

2 Aumente el servicio en las líneas troncales principales y elimine las líneas de autobús que no cumplan con un retorno mínimo de tarifa de 25 por ciento.

3. Solicitar propuestas de servicios de autobuses comunitarios que VTA pueda subsidiar para manejar las necesidades de transporte local que se conectan a las principales líneas troncales. Estos servicios de autobuses comunitarios pueden ser administrados por ciudades, organizaciones sin fines de lucro o empresas privadas. Deje la implementación al análisis basado en el mercado y deje que cada comunidad impulse sus propias soluciones.

4. Repensar el tren ligero y los accesos rápidos de autobuses. Si no está separado por grados, no se debe implementar ni continuar. La idea aquí es que estas líneas son extremadamente caras de construir y ejecutar. Si no son rápidos, el número de pasajeros nunca justificará su existencia. Solo a través de la separación de grados o el derecho de paso garantizado (piense en BART y CalTrain), puede esperar que los sistemas públicos tengan la oportunidad de justificar sus costos.

5. Proporcionar a la empresa privada dinero público para experimentar con conceptos nuevos y arriesgados que las instituciones públicas realmente no están equipadas para manejar. Los proyectos de alto riesgo y alta recompensa no son el dominio de los encargados de formular políticas públicas, pero se pueden realizar en la comunidad privada. Esto no es nuevo, lo hacemos ahora para viviendas asequibles.

6 Transición Esto no puede suceder de la noche a la mañana, pero debe suceder pronto o el sistema actual colapsará bajo su propia estructura de costos, que no es sostenible.

Al proporcionar un eficiente sistema de tránsito público-privado en el Valle, podremos aumentar la densidad de viviendas y estabilizar o incluso reducir la congestión del tráfico. La alternativa es aumentar el estancamiento y los precios de las viviendas que impedirán que nuestros hijos tengan un lugar y la capacidad de ir a trabajar.

Norman Kline es un empresario, empresario y ex comisionado de planificación de San José..

Política de comentarios (actualizada el 11/1/2021): Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que se involucren en ataques personales, incitación al odio o en exceso, o que hagan declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por los administradores.

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La redacción de tu comunidad te necesita. ¿Tomará una participación personal en su éxito?

¡Su regalo a San José Spotlight hoy se TRIPLICARÁ!

Su apoyo nos permite contar con reporteros increíbles como Tran Nguyen, quien trabaja incansablemente para brindarle historias detalladas que afectan directamente su vida.