Mashburn: Priorizar los derechos: impugnar el caso por el retraso en el cumplimiento de la ADA
Una vista del centro de San José desde el piso 18 del Ayuntamiento. Foto de archivo.

En un artículo de opinión reciente del director ejecutivo de la Asociación del Centro de San José, Alex Stettinski, expresó su preocupación por el impacto de las demandas relacionadas con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades en las pequeñas empresas.

él abogó por un período de “tiempo para arreglar”, como lo propone el Proyecto de Ley Senatorial 585. Reconociendo los desafíos que enfrentan las pequeñas empresas, es vital comprobar la conveniencia de extender los plazos de cumplimiento de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA). Esto es especialmente importante dada la extensa historia de la legislación.

Desde su inicio en 1990, la ADA ha tenido como objetivo erradicar la discriminación contra las personas discapacitadas. Avances significativos, como protecciones legales y mejoras en la accesibilidad arquitectónica, han mejorado la vida de muchas personas discapacitadas. Los avances en las oportunidades de empleo y los cambios en las actitudes sociales también han desempeñado un papel crucial en esta trayectoria positiva.

Sin embargo, es importante reconocer que persisten los desafíos y que aún existen disparidades en la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad. Estos desafíos incluyen cuestiones relacionadas con la aplicación de la ley, las disparidades económicas, las barreras de actitud, la accesibilidad digital, las dificultades de transporte y la discriminación agravada que surge debido a la interseccionalidad.

Propuestas como la SB 585 sugieren períodos de cumplimiento extendidos. Esto indica un compromiso vacilante con una inclusión genuina. Deberíamos centrarnos en preservar los principios de una sociedad inclusiva en lugar de respaldar proyectos de ley que socavarían la ADA.

Si bien tengo una inclinación natural a apoyar a las pequeñas empresas y las empresas locales, debido a que mis padres eran propietarios de dos pequeñas empresas, es crucial reconocer la importancia de preservar los estándares de accesibilidad.

A nivel personal, considero que los litigios son un proceso agotador, por lo que prefiero utilizar la educación para abordar las barreras de accesibilidad, recurriendo a los litigios sólo como último recurso. Sin embargo, como residente con discapacidad del condado de Santa Clara, a menudo me pregunto si la educación por sí sola será suficiente para abordar las barreras que encuentro regularmente, que bloquean la igualdad de oportunidades y complican mi vida diaria. Estos desafíos incluyen el acceso a restaurantes, tiendas, lugares, servicios médicos y estacionamiento. Desafortunadamente, las quejas internas y los llamamientos a la accesibilidad a menudo conducen a entornos poco acogedores y hacen poco progreso hacia la resolución de los problemas.

Muchas barreras pueden abordarse eficazmente mediante una planificación temprana y la participación activa de las personas con discapacidad en el proceso de toma de decisiones. Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación del Centro de San José parece priorizar la protección de las pequeñas empresas, lo que plantea desafíos para las personas con discapacidades y sus familias a la hora de acceder a servicios y oportunidades esenciales.

Como lo señaló el Organización Mundial de la Salud, las empresas que son inaccesibles contribuyen a la exclusión social, impidiendo que las personas participen plenamente en la vida comunitaria y erosionando la diversidad y vitalidad de la comunidad. La inclusión de personas con discapacidad, por otra parte, tiene el potencial de enriquecer la vida comunitaria.

El poder adquisitivo de la comunidad de discapacitados en los Estados Unidos es sustancial, con un ingreso disponible estimado en $490 mil millones. destacando su importancia económica. Sin embargo, las propuestas de ampliar los plazos en la legislación pueden debilitar la eficacia de las leyes de accesibilidad, imponiendo una carga injusta a las personas con discapacidad para defender sus derechos civiles.

Derechos de los discapacitados de California ha destacado la eficacia de las reformas políticas existentes, sugiriendo que medidas alternativas, como incentivos, mayor educación, programas de inspección y créditos fiscales, podrían promover el cumplimiento sin comprometer los derechos de las personas discapacitadas.

La defensa de Stettinski de un período de “tiempo para arreglar” puede perpetuar las barreras para las personas discapacitadas y relegarlas a una ciudadanía de segunda clase. Con más de 33 años desde el inicio de la ADA y más de 40 años desde las leyes de accesibilidad de California, las empresas en áreas metropolitanas como San José han tenido tiempo suficiente para abordar los problemas de accesibilidad. Ampliar aún más los plazos de cumplimiento parece priorizar la conveniencia empresarial sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Si bien es crucial abordar las prácticas legales oportunistas, no debería restar importancia a la urgencia del cumplimiento de la ADA. El enfoque principal debería ser fomentar un entorno en el que las empresas adopten genuinamente la inclusión como un valor fundamental, en lugar de limitarse a responder a presiones legales.

Desafortunadamente, proyectos de ley como el SB 585 plantean obstáculos importantes para las personas discapacitadas que buscan rectificar las violaciones de la ADA. La responsabilidad de hacer cumplir la ley ya recae en las personas discapacitadas, y esta carga se ve exacerbada por requisitos adicionales de notificación y subsanación.

Iniciativas como Inspecciones de propiedad de especialistas en acceso certificado (CASp) y el nuevo Programa de subvenciones para mejorar el acceso a personas discapacitadas en San José son prometedores. El programa CASp ofrece estatus de demandado calificado y daños legales reducidos, mientras que el programa de subvenciones ayuda a las empresas a lograr el cumplimiento.

En conclusión, es esencial abordar las causas fundamentales del incumplimiento y proporcionar a las empresas los recursos y el apoyo necesarios para acelerar el proceso. La atención debe centrarse en medidas proactivas, incluidos programas educativos, incentivos financieros y participación comunitaria para garantizar que las empresas puedan mejorar rápidamente la accesibilidad sin períodos de gracia prolongados.

Defender el propósito de la ADA de una sociedad inclusiva requiere una acción rápida, alineada con sus principios fundamentales y las leyes de acceso de California. Apoyar iniciativas que vinculen la accesibilidad con los intereses comerciales es crucial para un futuro verdaderamente inclusivo.

Michele Mashburn es residente de San José, defensora de la discapacidad y consultora/capacitadora de equidad e inclusión. Emplea un marco de derechos humanos para lograr la equidad interseccional, enfatizando la inclusión total y mayores oportunidades para las personas con discapacidad.

Política de comentarios (actualizada el 5/10/2023): los lectores deben iniciar sesión a través de una red social o plataforma de correo electrónico para confirmar la autenticidad. Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que participen en ataques personales, incitación al odio, exceso de blasfemias o declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por el administrador.

Deje un comentario