Se lanza un nuevo grupo de trabajo contra el odio en el condado de Santa Clara a medida que aumentan los incidentes en todo el país
La concejal del Distrito 7 Maya Esparza se dirige al nuevo grupo de trabajo sobre delitos de odio del condado el viernes 26 de febrero.

La concejal de San José, Maya Esparza, conoce de primera mano el dolor de perder a un ser querido por odiar la violencia.

Su sobrino de 6 años, Stephen Romero, fue asesinado en el Festival del Ajo de Gilroy en 2019. El pistolero parecía tener vínculos con la ideología supremacista blanca.

Ahora, Esparza lidera el primer grupo de trabajo sobre crímenes de odio del condado de Santa Clara, creado en diciembre cuando aumentaron los crímenes de odio en los EE. UU. particularmente entre los asiático-americanos.

“Es fácil llorar en estas situaciones y todos lo entendemos. Es fácil señalar con el dedo a una sola persona con un arma y condenar a esa persona ”, dijo Esparza, quien copreside el grupo de trabajo. “Lo que es mucho más desafiante es comprender que no es solo una persona sola con un arma. Es una cultura del odio, es una cultura que se ha extendido, en mi opinión, en los últimos cuatro años y se extiende aún más a través de la inacción ”.

Los objetivos del grupo de 10 miembros incluyen garantizar que las leyes estatales y federales que prohíben los delitos de odio se cumplan en South Bay, así como crear programas escolares para ayudar a mejorar la violencia resultante de los prejuicios. El grupo de trabajo, que también está copresidido por la supervisora ​​del condado, Cindy Chávez, se reunió por primera vez la semana pasada.

Entre marzo y diciembre del año pasado, se reportaron más de 700 incidentes anti-asiáticos en el Área de la Bahía, según Detener el odio de AAPI, un proyecto de la Universidad Estatal de San Francisco. San José tuvo la segunda mayor cantidad de incidentes de odio en el Área de la Bahía, después de San Francisco con 58 incidentes desde que comenzó la pandemia.

El fiscal de distrito adjunto principal, Jay Boyarsky, dijo al grupo de trabajo que su oficina acaba de presentar su undécimo cargo por delito de odio durante el año pasado. Boyarsky admitió que solo una pequeña fracción de los incidentes son procesados, es decir, porque tiene que haber un crimen y un sospechoso identificado.

De los últimos 11 delitos en los que ha trabajado la oficina de Boyarsky, cuatro involucraron la raza, seis involucraron la nacionalidad de la víctima y uno involucró la orientación sexual.

Tres de los delitos basados ​​en la nacionalidad fueron contra los latinos, dos contra los asiáticos y uno contra el Medio Oriente. Los cuatro crímenes relacionados con la raza se cometieron contra afroamericanos, dijo Boyarsky. Esos números no son el panorama completo, agregó.

“Estoy muy interesado en discutir más sobre lo que creo que es una disparidad entre los tipos de casos que eventualmente llegan a la oficina del fiscal del distrito… o aquellos que llegan a los medios, pero no terminan siendo cosas que podamos actuar ”, dijo Boyarsky.

La dificultad, decidió el grupo de trabajo, sería determinar el número real de delitos e incidentes de odio en la región.

 

“Muchas comunidades no se sienten cómodas informando a ninguna agencia gubernamental”, dijo Maha Elgenaidi, directora ejecutiva de Islamic Networks Group. "Puedo decirles que muchas comunidades de inmigrantes, como las comunidades musulmanas-estadounidenses, simplemente no lo hacen y no tienen relaciones duraderas con las fuerzas del orden".

El profesor Brian Levin del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino dijo que espera que los incidentes de odio y el crimen aumenten después del COVID-19.

"Una vez que terminen estas restricciones de COVID-19 y estas personas estresadas ... puedan reunirse y codearse, creo que van a ver otras cosas", dijo Levin. "(Y) a medida que estos grupos más grandes y notorios (como QAnon y Proud Boys) se hacen más grandes y comienzan a dividirse, (veremos) más solitarios, dúos y células más grandes".

El departamento de Levin está trabajando en la elaboración de un informe sobre el aumento de los delitos contra los estadounidenses de origen asiático, que ya han aumentado notablemente.

Según Stop AAPI Hate, en 2,800 se documentaron más de 2020 incidentes de odio en todo el país contra personas de la AAPI.

“No conozco a un colega asiático-americano en el estado de San José que no les haya dicho a sus padres ancianos que no salgan a caminar en su vecindario sin que nadie los acompañe, incluido el mío”, dijo Kathy Wong, oficial de diversidad en la Universidad Estatal de San José y miembro del comité. "Dejé de correr solo afuera".

El comité se reunirá el próximo 26 de marzo al mediodía. Puedes ver la última reunión aquí.

Póngase en contacto con Madelyn Reese en [correo electrónico protegido] o seguir @MadelynGReese en Twitter.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.