Artículo de opinión: Estar sin refugio mientras se está sin hogar es un riesgo importante para la salud, ¿por qué permitimos esto?
Los aviones sobrevuelan el gran campamento de residentes sin hogar en el Parque Columbus de San José varias veces al día, ya que el campamento está a solo unas cuadras del Aeropuerto Internacional Mineta San José. Foto de archivo.

El gobernador de California, Gavin Newsom, anunció recientemente un plan para canalizar sumas históricas de dinero para abordar los campamentos de personas sin hogar. Si ese dinero es para ayudar a esas comunidades, es vital gastarlo donde hará el mayor bien. Para encontrar esas áreas sugerimos algo radical: hablar con la gente para conocer sus necesidades.

Cientos de residentes del condado de Santa Clara viven en el campamento del parque colón, al lado del Aeropuerto Internacional Mineta San José, pero pocos sabemos algo de ellos. Esta ignorancia es problemática para todos nosotros: para aquellos que luchan y sufren al aire libre, sin comida, agua, baños y necesidades básicas de salud, y para aquellos que podrían diseñar políticas que aliviarían su sufrimiento.

Otro qué el conteo bienal de un punto en el tiempo, el condado de Santa Clara no hace ningún esfuerzo sistemático para evaluar las necesidades de las personas sin hogar. Como comunidad, podemos hacerlo mejor. En octubre de 2021, nos asociamos con la Oficina del Defensor Público del Condado de Santa Clara para realizar una evaluación de las necesidades de la comunidad que vive en el campamento de Columbus Park.

Durante este proceso, entrevistamos a 48 residentes actuales, y esto es lo que aprendimos: El promedio de tiempo que las personas que viven en el parque han estado sin vivienda formal es de 7 años y 3 meses. El ochenta y cinco por ciento de las personas había vivido en la calle durante más de dos años. Aunque muchos eran nuevos en Columbus Park (el 85 % se había mudado allí durante la pandemia), no eran nuevos en el condado de Santa Clara. De hecho, el 44% eran nativos y el 78% vive aquí desde hace más de una década.

La gran mayoría de los residentes eran personas de color (72 %) y tenían una probabilidad desproporcionada de identificarse como minorías sexuales (LGBTQ, género no conforme).

Sus necesidades básicas de higiene, alimentos y agua se satisfacen en gran medida a través de una red fragmentada de organizaciones sin fines de lucro y grupos comunitarios e religiosos. Pocas de las personas que encuestamos mencionaron algún apoyo formal de las agencias gubernamentales locales. Más del 60% de los encuestados dijeron que nunca se habían inscrito en la lista de espera del programa de vivienda del condado (VI-SPDAT).

La gran mayoría de las personas que conocimos expresaron un fuerte deseo de vivienda, atención médica y oportunidades laborales. Para ellos, estar sin hogar no es una opción de estilo de vida. No carecen de las habilidades o la capacidad para vivir en el interior, pero la configuración típica de la mayoría de los refugios no satisface sus necesidades. Para prosperar en el interior, dijeron que necesitan privacidad, alojamiento para sus necesidades de accesibilidad, espacio para sus queridas mascotas y, lo que es más importante, un sentido de independencia.

Nuestro trabajo de encuestar a esta comunidad sobre sus necesidades reveló desigualdades de salud drásticas y áreas para mejorar. Pero más que nada, demostró la necesidad de una perspectiva de salud pública sobre el terreno. Puede parecer bastante básico preguntar a los miembros de la comunidad sobre sus necesidades, pero las regiones de todo el país no estudian las poblaciones de sus campamentos de esta manera. Más bien, es de talla única y ad hoc. Y como resultado, no siempre nos conformamos con las mejores intervenciones, y mucho menos con las estrategias de implementación.

Se requieren evaluaciones de necesidades estructuradas como la que realizamos en los campamentos para comprender estas disparidades y abordarlas de manera adecuada. Al integrar un enfoque de salud pública que se centre en comprender las raíces detrás de estas disparidades, podemos comenzar a abordar los problemas a través de políticas públicas y mejorar la vida de estas personas.

Los autores de este artículo de opinión son el Defensor Público Supervisor del Condado de Santa Clara, Andy Gutiérrez; el Profesor Asistente de Salud Pública de la Universidad de Santa Clara, Jamie Chang; y las estudiantes de salud pública Sureena Mann y Karina Gonzales-Lopez.

Política de comentarios (actualizada el 11/1/2021): Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que se involucren en ataques personales, incitación al odio o en exceso, o que hagan declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por los administradores.

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La redacción de tu comunidad te necesita. ¿Tomará una participación personal en su éxito?

¡Su regalo a San José Spotlight hoy se TRIPLICARÁ!

Su apoyo nos permite contar con reporteros increíbles como Tran Nguyen, quien trabaja incansablemente para brindarle historias detalladas que afectan directamente su vida.