La comisión de vivienda de San José cuestiona los préstamos para compradores de vivienda y los subsidios a las unidades de abuelas
La Comisión de Vivienda y Desarrollo Comunitario de San José se reunió el jueves para discutir varias políticas críticas de vivienda en la ciudad. Foto de Adam F. Hutton.

    La Comisión de Vivienda y Desarrollo Comunitario de San José hizo preguntas de sondeo el jueves sobre dos propuestas que se espera que el Concejo Municipal considere en los próximos meses: un programa de asistencia para el pago inicial para compradores de vivienda por primera vez y un subsidio para propietarios de viviendas que construyan unidades secundarias aproximadamente. -Las unidades llamadas abuelita para alquilar a residentes de bajos ingresos.

    Cinco comisionados estuvieron ausentes de la reunión, incluida la presidenta Andrea Wheeler, dejando un mínimo de siete miembros requeridos para un quórum. Pero cada uno expresó inquietudes sobre los programas propuestos con los funcionarios de la ciudad y, en última instancia, los comisionados ofrecieron recomendaciones matizadas al Ayuntamiento.

    Korey Richardson, oficial de desarrollo de viviendas, explicó que el programa de asistencia para el pago inicial, tal como se propone, ofrecería un préstamo promedio de $ 125,000 a compradores de vivienda por primera vez de ingresos moderados para cubrir su pago inicial. Con un presupuesto de $ 4.5 millones, hasta 36 familias podrían obtener ayuda para financiar la compra de su casa.

    El comisionado Justin Lardinois elogió a la ciudad por incluir la propiedad de viviendas en la discusión sobre viviendas asequibles. Sin embargo, Lardinois y su compañero comisionado Ryan Jasinsky exhortaron al personal a considerar aumentar el valor máximo de viviendas elegibles desde $ 800,000 e incluir casas móviles, que aprobaron una votación 6-1 con el disidente del comisionado Nhi Duong.

    Richardson dijo que el personal de vivienda llevaría la propuesta de la comisión al Ayuntamiento a principios de 2020.

    También el jueves, la directora de vivienda Jacky Morales-Ferrand advirtió a los comisionados sobre los riesgos asociados con la oferta de subsidios a los propietarios que construyen unidades de vivienda accesorias (ADU, por sus siglas en inglés), o unidades de abuelita, en su propiedad. La intención, dijo Morales-Ferrand, es que la ciudad incentive la creación de nuevas viviendas de alquiler para personas de bajos ingresos. Pero, dijo, es difícil para la ciudad asegurarse de que la unidad no se use como Airbnb o alquiler a precio de mercado, y no hay garantía de que se construya después de que la ciudad desembolsara dinero para ayudar a pagarla.

    Varios comisionados también expresaron preocupaciones sobre el potencial de fraude y abuso.

    La iniciativa fue parte de un plan presentado por el alcalde Sam Liccardo a principios de este año para acelerar el proceso de aprobación para unidades de abuelitay reducir tarifas y regulaciones. Morales-Ferrand dijo que el programa de préstamos de ADU tendría un presupuesto de $ 5 millones y cada préstamo perdonable sería de hasta $ 20,000 para cubrir los costos de planificación, permisos y otros costos previos al desarrollo para una ADU legal.

    Pero es posible que después de otorgar el préstamo, reconoció Morales-Ferrand, que el propietario no termine de construir la unidad o la alquile a tasas de mercado, en lugar de arrendarla a residentes de bajos ingresos. Y no hay forma de que la ciudad recupere el dinero del préstamo o penalice al propietario.

    Entonces, los comisionados votaron por 4-3 para recomendar que el Ayuntamiento agregue sanciones a los propietarios que abusen del programa de subsidio propuesto. Los comisionados Duong, Barry Del Buono y Victoria Partida discreparon.

    La comisión también aprobó por unanimidad varios informes de funcionarios de San José el jueves sobre las leyes de vivienda de la ciudad.

    Fred Tran, gerente del programa de estabilización de alquileres de la ciudad, presentó una actualización trimestral con estadísticas sobre varios aspectos del programa de control de alquileres de la ciudad. Tran informó que la ciudad había recibido 22 quejas de inquilinos durante el trimestre más reciente, pero solo una por un aumento ilegal del alquiler; la mayoría de las quejas estaban relacionadas con problemas de mantenimiento, como electrodomésticos rotos o ascensores.

    Tran brindó una actualización por separado sobre el registro de alquileres de la ciudad, que describió como "una herramienta esencial en el seguimiento y la prevención de aumentos de alquiler no permitidos, cobro excesivo durante los arrendamientos y desalojos y vacantes ilegales".

    Tran agregó que un total de 31,497 o 81% de todos los apartamentos con alquiler estabilizado se han registrado en el registro de alquiler a fines de septiembre. Más de 2,200 hogares fueron desalojados por falta de pago de la renta entre julio y septiembre de este año, según el informe.

    Anteriormente había notado que solo alrededor de 8 de las unidades protegidas de alquiler de 10 están realmente en el registro, pero Tran dijo que la ciudad está trabajando para aumentar el cumplimiento.

    La ciudad envió más de 1,400 cartas a los propietarios y Tran estimó que aumentó el cumplimiento en 8%.

    Aunque los funcionarios de la ciudad dijeron que 6,453 inquilinos que viven en unidades de alquiler controlado no verían picos de alquiler porque sus propietarios no registraron su propiedad en el Ayuntamiento, Tran dijo que una docena de inquilinos dijeron que recibieron aumentos de alquiler, incluido uno que informó un aumento de alquiler del 13%. en los últimos 6 meses, muy por encima del límite de control de alquiler del 5% de la ciudad.

    La analista de vivienda Theresa Ramos dio un informe similar sobre el programa de estabilización de alquileres de la ciudad que se aplica a los residentes de parques de casas móviles.

    Ramos detalló algunos de los desafíos que enfrentan los residentes del parque de casas móviles de San José.

    Ella dijo que los residentes de La Buona Vita, cerca de McKee Road, afirman que su factura de agua se disparó y se vieron afectados por nuevas tarifas después de que el propietario del parque vendió la propiedad a Rutherford Investments. Rutherford culpó a los "errores administrativos" de una compañía de facturación de terceros y dijo que están trabajando para recuperar a los inquilinos su dinero, dijeron funcionarios de la ciudad.

    Póngase en contacto con Adam F. Hutton en [correo electrónico protegido] o sigue a @adamfhutton en Twitter.

    Política de comentarios (actualizada el 11/1/2021): Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que se involucren en ataques personales, incitación al odio o en exceso, o que hagan declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por los administradores.

    Déjanos un Comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.