El líder de San José presenta un grupo de trabajo para abordar las disparidades raciales de COVID-19
La concejal Magdalena Carrasco se muestra en esta foto de archivo. Foto de Katie Lauer.

La concejal de la ciudad de San José, Magdalena Carrasco, junto con los líderes regionales en una reunión virtual, anunció el jueves la creación de un nuevo grupo de trabajo destinado a abordar el número desproporcionado de casos en aumento de coronavirus entre las minorías de la región.

A Carrasco se unieron la asambleísta Kansen Chu de Milpitas, Stephanie Kleinheinz, enfermera especializada y directora ejecutiva de las Clínicas de Salud Escolar del Condado de Santa Clara y Reymundo Espinoza, director ejecutivo de Gardner Family Health Network, entre otros líderes comunitarios para abordar las necesidades de salud y la disponibilidad de pruebas y posibles estrategias para combatir el aumento de casos entre las poblaciones más vulnerables y desatendidas de la región.

El grupo de trabajo de Salud y Equidad Racial incluirá a funcionarios electos como el concejal Raúl Peralez y Chu, así como a socios de salud del condado de Santa Clara como el CEO de Community Health Partnership Dolores Alvarado y el CEO de Health Trust Michele Lew, entre otros líderes regionales. Se centrará en la redacción de recomendaciones de políticas que aborden las disparidades raciales en curso exacerbadas por la pandemia. Carrasco presidirá la fuerza de tarea.

“Tengo la esperanza de que este grupo de trabajo sea el comienzo del cambio necesario no solo para poner fin a la pandemia en nuestra área, sino también para ser el catalizador del cambio de políticas que pueda salvar las vidas de miles de familias minoritarias en todo el condado”, dijo Kleinheinz. .

El grupo de trabajo destacará cómo el virus ha afectado a las comunidades de color y a las personas que sufren pobreza, inmigrantes y refugiados, adultos mayores, personas con discapacidades, residentes anteriormente encarcelados y sin refugio mediante el uso de datos para identificar tendencias y realizar actividades de divulgación en los vecindarios con la mayoría de los casos.

Los líderes del condado de Santa Clara el martes aprobó un esfuerzo similar llegar a comunidades minoritarias para proporcionar máscaras, pruebas de información y educación pública.

En el grupo de trabajo de San José, los funcionarios planean distribuir información sobre pruebas, aislamiento y métodos seguros de cuarentena y realizar un rastreo de contactos "culturalmente apropiado" en múltiples mensajes. El grupo de trabajo también se centrará en la creación de nuevos lugares de prueba, la distribución de equipos de protección personal, suministros de salud y seguridad y la provisión de comidas para grupos de alto riesgo.

Los datos de salud pública del condado muestran que la comunidad latina, predominantemente en San José, está sobrerrepresentada en casos y muertes de COVID-19, mientras que las personas negras comparten un número mayor de muertos del condado que su población general, como San José Spotlight ha informado.

Si bien solo el 26 por ciento de la población del condado es latina, los latinos representan el 40 por ciento de todos los casos, dijeron el jueves funcionarios de salud del condado. En comparación, el 32 por ciento de los residentes del condado son blancos, pero los blancos solo representan el 17 por ciento de todos los casos. Las cifras locales reflejan las tendencias nacionales, ya que las comunidades negras, latinas y nativas americanas han sido las más afectadas de manera desproporcionada por la pandemia.

“Quiero enfatizar una cosa: los datos simplemente han confirmado lo que todos sabíamos intuitivamente”, dijo Carrasco, quien representa al East Side de la ciudad. "La pandemia no produjo estas disparidades, simplemente ha resaltado los problemas en los que hemos estado trabajando y que lamentablemente han sido desatendidos".

Un tercio de las primeras 100 muertes reportadas en el condado de Santa Clara vivía en solo cuatro códigos postales, todos ubicados en el East Side, que incluían 95116, 95127, 95148 y 95122, dijo, pero códigos postales en algunos de los códigos postales más ricos y ricos de la ciudad. los vecindarios blancos como Almaden Valley, Willow Glen y Santa Teresa no reportaron tantas muertes o casos.

“Esta es una estadística desgarradora al observar cómo el COVID-19 está afectando a las personas de color, las personas de menores ingresos y las personas que viven en una ciudad dividida por la autopista 101”, agregó Carrasco.

Chu dijo que el grupo de trabajo ayudará a preparar la región para un posible resurgimiento de nuevos casos en el otoño, ya que los vecindarios pobres del condado continúan enfrentando los mismos problemas que los hacen susceptibles a enfermarse: inseguridad alimentaria, trabajos de bajos salarios y vivir en hogares hacinados.

“Este es el momento en que comenzamos a abordar esos problemas, así que cuando llegue la segunda ola de COVID-19, estemos preparados”, dijo. "Deberíamos hacerlo mejor".

Comuníquese con Nadia Lopez en [correo electrónico protegido] o seguir @n_llopez en Twitter.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.