Los residentes sin hogar de South Bay sienten el dolor de los recortes de servicios de VTA
Un autobús de VTA pasa por el Ayuntamiento de San José en esta foto de archivo.

Desde que la pandemia de coronavirus se extendió por primera vez en el condado de Santa Clara, la principal agencia de tránsito de la región, la Autoridad de Transporte del Valle, ha realizado recortes masivos en su servicio de autobús y tren ligero a medida que el número de pasajeros en tránsito se ha desplomado.

Pero para muchos que no tienen automóviles y dependen principalmente del transporte público para moverse, adaptarse a las horas de servicio reducidas ha sido un desafío, especialmente para los residentes del condado que viven en las calles.

Con docenas de rutas suspendidas, los cortes de servicio han dejado a muchas personas sin hogar varadas, a menudo caminando millas para llegar a una estación de autobuses cercana y esperando horas antes de que llegue un autobús o persiguiendo a un autobús que no se detuvo.

“Fue terrible, realmente dependemos de los autobuses”, dijo el residente sin hogar John Betds, de 70 años, quien tuvo que caminar casi una hora por la noche antes de tomar un autobús. "Esperamos aproximadamente una hora y media, con la esperanza de que aparezca el autobús, luego caminamos".

Para algunos, los nuevos protocolos de salud, como el distanciamiento social, han dejado a muchas personas esperando el doble de tiempo antes de poder abordar.

“A menudo, un autobús te pasa al menos una o dos veces antes de poder subir”, dijo RJ Ramsey, un ex residente sin hogar que ahora vive en Second Street Studios. “Y con solo seis personas subiendo a un autobús que se llena bastante rápido, el conductor dice 'nadie puede subir al autobús en este momento, estoy a capacidad'”.

En los dos meses transcurridos desde que entró en vigor la orden de refugio en el lugar del condado, VTA ha reducido su servicio de autobús para operar entre las 5 am y las 9 pm, en lugar de la medianoche, de lunes a domingo.

La agencia de tránsito está viendo alrededor de 25,000 abordajes de autobuses al día, una disminución del 74 por ciento desde la era anterior a COVID, mientras que el número de pasajeros en tren ligero ha disminuido en un 87 por ciento, dijo la portavoz de VTA, Brandi Childress.

“Desde el inicio de esta pandemia, VTA se ha comprometido a proporcionar un transporte público seguro y responsable”, dijo. “Priorizamos los ajustes iniciales del servicio para enfocarnos en el tránsito a los refugios, despensas de alimentos y ubicaciones de servicios de salud durante este tiempo. Incluso creamos un mapa superponiendo estos lugares con nuestras rutas y los pegamos en paradas de autobús y centros de tránsito ".

Pero varias líneas cruciales se han suspendido temporalmente, incluida la Ruta 500, la Ruta 200 y, en particular, la Ruta 22, un autobús que muchas personas sin hogar usan para mantenerse calientes durante la noche.

Para los residentes sin refugio que confían en el 22, denominado "Hotel 22", eso podría significar congelarse por la noche en las calles de la ciudad, dijo el defensor de las personas sin hogar Shaunn Cartwright.

“Existe una gran preocupación de que esta sea solo una forma de puerta trasera para que VTA elimine permanentemente las horas nocturnas para la línea 22 como lo intentaron antes”, dijo. "Eso sería devastador para las comunidades con y sin hogar que dependen de ese autobús".

En febrero pasado, las autoridades recomendaron eliminar la ruta de 1 a.m. a 4 a.m. como parte del plan de tránsito de 2019, pero se enfrentó a una violenta reacción violenta de los defensores de la vivienda, quienes dijeron que la línea era la única opción de tránsito de 24 horas en el condado y que es frecuentada por personas sin hogar que buscan refugio.

Los funcionarios de VTA dijeron que la descontinuación temporal del 22 era necesaria para la "seguridad pública" y para aumentar la capacidad en otros autobuses para transportar trabajadores esenciales.

"A medida que las cosas evolucionaron, se hicieron ajustes para la seguridad pública, incluida la interrupción del servicio nocturno en la línea 22, que se usaba predominantemente como refugio nocturno móvil y limitaba nuestra capacidad para transportar trabajadores esenciales debido a los requisitos de distanciamiento social", agregó Childress. . "Antes de interrumpir el servicio nocturno, trabajamos con los servicios sociales para llegar a los clientes que necesitaban un lugar más apropiado para refugiarse".

Aún así, con casi 10,000 residentes sin refugio en todo el condado y rutas de servicio inconsistentes, un tren o autobús tarde podría significar perder una cita médica importante o no cumplir con el toque de queda para recibir una cama en un refugio para personas sin hogar, dijo Cartwright.

Jerome Shaw, de 44 años, que ha estado sin hogar durante más de una década, se queda en un refugio en Sunnyvale que requiere que los residentes salgan entre las 9 am y las 12 pm mientras el personal limpia y desinfecta. Shaw, quien es columnista de esta organización de noticias En su patio trasero columna, regularmente toma las líneas 523 y 522 para hacer mandados, ir al médico o visitar su espacio de almacenamiento.

Pero esas tres horas no le dan mucho tiempo, dijo. Por lo general, los residentes del refugio tendrían hasta las 5 p.m.

"Debido al refugio en el lugar, nos hacen regresar en un momento determinado", dijo Shaw. “Los autobuses que normalmente pasaban cada 15 minutos se redujeron a media hora. Luego, por un tiempo, fue como cada hora, así que no tuvimos tiempo para hacer nuestros recados. Cuando el autobús llegó a nuestra parada y llegamos a donde teníamos que ir, era casi la hora de estar de regreso en el refugio ".

Si una persona no regresa antes del mediodía, Shaw dijo que se enfrentará a perder su cama en el refugio.

“Una vez que la gente sale del refugio, por lo general no se le permite regresar ... por lo que pierde su cama, por completo”, agregó.

VTA ha dicho que está haciendo mejoras en sus horarios de autobuses y trenes. El 25 de marzo, la agencia suspendió todo el servicio de tren ligero después de que un operador dio positivo por COVID-19. Desde desinfectar los trenes, la agencia ha reanudado el servicio de tren ligero para operar entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde durante los días de semana con trenes que llegan cada media hora, según los funcionarios de VTA.

En junio, el servicio de tren ligero se ajustará para que coincida con las horas de servicio del autobús. En cuanto a las líneas de autobuses, VTA ya no está cobrando tarifas. Los funcionarios recomiendan usar la aplicación de tránsito para actualizaciones y planificación de viajes.

Comuníquese con Nadia Lopez en [correo electrónico protegido] o seguir @n_llopez en Twitter.

Dejá tu comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.