Cloutier: El Área de la Bahía debería liderar el cambio para la crisis de salud mental juvenil
El trabajador social de Santa Teresa High School, Alonso Avalos, es uno de los dos consejeros de tiempo completo de la escuela. Foto de Lorena Gabbert.

Nuestra sociedad está experimentando una ola epidémica de trastornos de la salud del comportamiento que está afectando a nuestras poblaciones más vulnerables.

La pandemia exacerbó un entorno emocional preexistente para los jóvenes que condujo a un aumento de las tasas de suicidio, episodios depresivos graves y probablemente una adicción temprana a las drogas entre nuestra juventud. Muchos de esos jóvenes se quedan sin atención, reciben muy poca atención o tienen problemas complejos que nuestro sistema actual no puede abordar.

Nuestro “sistema de atención” está roto. Como el nuestro El Cirujano General de EE. UU. describió en diciembre, tenemos una confluencia peligrosa de un aumento dramático en la enfermedad mental entre los adolescentes que no se entiende completamente, una escasez de terapeutas acreditados, una cobertura de seguro inadecuada y un sistema que es un mosaico de arranques y paradas para los padres que intentan que sus hijos tengan y tratamiento eficaz.

El Estado de la Salud Mental en América informó que más de 2.5 millones de jóvenes en los EE. UU. tienen depresión severa sin embargo, el 60% de ellos no ha recibido tratamiento de salud mental. Además de causar sufrimiento innecesario a nuestros niños, estos trastornos de salud mental no tratados en los jóvenes pasarán a convertirse en enfermedades mentales graves en la edad adulta También conducirá a cientos de millones de dólares en pérdida de ingresos, subempleo y desempleo, costos de cárceles y prisiones y oleadas de personas sin hogar.

Simplemente no tenemos suficiente capacidad clínica para abordar este maremoto. Vamos a tener que centrarnos en estrategias amplias y preventivas para detener esta ola de sufrimiento entre nuestros jóvenes. La prevención debe comenzar en el hogar y en la escuela, y preferiblemente antes del comienzo de la adolescencia.

En el hogar, uno de los mayores factores de protección que tiene un niño es un cuidador comprensivo que puede ayudarlo a comprender sus propios sentimientos y amortiguar la exposición del niño a experiencias adversas que le causan angustia emocional. Escuche las inquietudes y desafíos de sus hijos con empatía para fomentar la sensación de que usted es un aliado emocional que es una fuente confiable de consuelo y estabilidad emocional para ellos. También está bien darles instrucciones a sus hijos y establecer límites; la llamada paternidad autoritaria, que no es ni autoritaria ni tan desestructurada que crea más ansiedad en los niños.

Pero no siempre es tan simple; muchos padres y cuidadores tienen dificultades para encontrar recursos o incluso saber por dónde empezar. Y también suele haber barreras culturales y de actitud que impiden que los niños puedan encontrar las palabras y los conceptos adecuados para comunicar sus sentimientos y preocupaciones a los cuidadores.

Debido a que gran parte del tiempo de un niño lo pasa en la escuela, los maestros, consejeros y administradores también juegan un papel muy importante en la prevención y el tratamiento tempranos. Las escuelas carecen de los recursos de salud mental necesarios, y con los maestros ya sobrecargados de trabajo y agotados, no puede caer sobre ellos. Los esfuerzos para incorporar el aprendizaje socioemocional, aunque están siendo atacados en muchos lugares, son un componente importante para normalizar hablar sobre los sentimientos en los niños en edad escolar y fomentar el desarrollo de la salud.

Al mirar más allá de los confinamientos de la escuela y el hogar, hay otro desafío importante: nuestra comunidad necesita desesperadamente más trabajadores de salud conductual, especialmente profesionales bilingües. La buena noticia es que existen muchas intervenciones basadas en evidencia para abordar esta epidemia. Sin embargo, necesitamos más fondos públicos y privados y cobertura de seguro más amplia para escalar una respuesta de tratamiento suficiente para contrarrestar la manifestación epidémica de los síntomas.

Esta epidemia de salud conductual de los adolescentes es demasiado grande para recaer en un solo grupo de partes interesadas. Si queremos evitar que siga causando más daño, se requiere una nueva respuesta que nos llame a todos: padres, vecinos, escuelas, organizaciones religiosas, organizaciones juveniles, plataformas de redes sociales y funcionarios electos.

Entonces, ¿qué puede hacer para ayudar a crear hogares, lugares de trabajo, escuelas y comunidades donde se valore, se discuta y se incorpore el bienestar mental?

  • Normalice hablar sobre emociones y sentimientos difíciles, como el estrés, el duelo o la pérdida con los niños y también con otros adultos. Modele hablar sobre los sentimientos que son difíciles y normalice que es saludable compartirlos con otras personas en las que los adolescentes puedan confiar.
  • Considere reducir o eliminar el tiempo de pantalla por la noche para mejorar la calidad y la duración del sueño. Cada vez hay más evidencia que sugiere que una reducción general en el tiempo de sueño entre los adolescentes debido al tiempo frente a la pantalla está provocando un cortocircuito en lo que el cerebro necesita hacer durante el sueño para regular el estado de ánimo.
  • Dedique una comida semanal en la que se anime a todos a compartir algo sobre su día en el que se aprenda y valore el intercambio de experiencias emocionales. Cree un sentido de pertenencia y propósito que se ritualiza con su familia a medida que enfrentan la vida juntos.
  • Hable sobre la salud mental y cómo afecta a su familia con líderes comunitarios y funcionarios electos. Sea valiente en nombre de nuestros adolescentes y recuerde a los líderes sus obligaciones de fomentar comunidades saludables. Termine con el estigma hablando abiertamente sobre sus propias luchas y éxitos con su propia salud mental como un ejemplo de resiliencia para sus hijos y compañeros.
  • Busque ayuda temprano: consulte a su pediatra, enfermera escolar o llámenos para obtener ayuda.

Si no podemos crear un cambio en el Área de la Bahía, donde tenemos un profundo compromiso con la filantropía, instituciones de investigación de clase mundial, un impulso por la innovación, expertos de renombre y un compromiso con la justicia social, ¿quién más puede hacerlo?

Nuestros niños, nuestras familias y nuestras comunidades no merecen menos.

Mark Cloutier, MPP, MPH, es el director ejecutivo de Caminar, una agencia de atención de la salud del comportamiento con sede en el Área de la Bahía.

Política de comentarios (actualizada el 11/1/2021): Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que se involucren en ataques personales, incitación al odio o en exceso, o que hagan declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por los administradores.

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La redacción de tu comunidad te necesita. ¿Tomará una participación personal en su éxito?

¡Su regalo a San José Spotlight hoy se TRIPLICARÁ!

Su apoyo nos permite contar con reporteros increíbles como Tran Nguyen, quien trabaja incansablemente para brindarle historias detalladas que afectan directamente su vida.