Los legisladores de San José buscan ayudar a las minorías a ingresar a la industria del cannabis
Foto de archivo.

Con gigantes corporativos como Monsanto haciendo cola para invertir en cannabis, algunos legisladores de San José están tratando de hacer espacio en la industria para los residentes que fueron víctimas de la guerra contra las drogas.

La semana que viene, los concejales decidirán si seguir adelante con un programa de equidad cannábica, propuesto previamente por los concejales Magdalena Carrasco y Raúl Peralez. El concepto se basa en una ley estatal firmada el año pasado por el ex gobernador Jerry Brown que tiene como objetivo reducir las barreras para ingresar a la industria para las minorías, las personas económicamente desfavorecidas y las personas previamente encarceladas.

San José es el hogar de tiendas de marihuana medicinal y recreativa aprobadas por la ciudad de 16. Pero solo dos tenían propietarios minoritarios: Ernie Arreola, el ex CEO latino de LUX y Brando Duong, un hombre vietnamita que posee el alivio natural del dolor a base de hierbas con su padre.

En una entrevista en su tienda de San José el jueves, Duong dijo que entiende el estigma relacionado con el cannabis en las comunidades minoritarias.

“En las comunidades minoritarias, especialmente en la comunidad asiática, esto todavía se ve como algo que no es muy bienvenido”, dijo Duong sobre su etnia vietnamita.

Dijo que su familia lo aceptó, pero que todavía le sorprenden los miembros de su comunidad.

"¿Eres legítimo?" es siempre lo primero que preguntan ”, dijo Duong. "Los asiáticos simplemente no lo han aceptado, para ellos sigue siendo una droga".

El cambio de perspectiva de un legislador

Como ex trabajadora social, Carrasco dijo que fue testigo de cómo las familias se desmoronaron en gran parte debido a las drogas y el alcohol. Con la legalización del cannabis en 2017, se pregunta cuántas familias aún estarían juntas si el cambio ocurriera antes. Para Carrasco, este programa es una forma de corregir esos errores.

“Solo pienso en cuántos niños no pudieron tener el beneficio que ahora podremos brindar a las familias en términos de restaurar sus vidas o al menos poder beneficiarse de una industria que está creciendo muy rápidamente”, dijo.

Carrasco le da crédito a Will Armaline, defensora de los derechos humanos y profesora de la SJSU, por ayudarla a cambiar su perspectiva sobre el cannabis.

Aquellos que ahora están excluidos y marginados por la nueva industria legal en auge "tienden a ser personas pobres trabajadoras y de clase trabajadora y personas de color, específicamente poblaciones afroamericanas y latinas", dijo Armaline.

“Los programas de equidad brindan oportunidades para que esas comunidades ingresen a esos mercados regulados y a algunas de esas oportunidades económicas que son creadas por esos mercados”, agregó.

Eliminar el estigma de los antecedentes penales

Daniel Montero ha estado presionando por una propuesta como la de Carrasco y Peralez.

Como presidente del Grupo de Trabajo de Equidad de Cannabis y un veterano de 20 años en el negocio del cannabis, Montero dijo que no puede permitirse ingresar a la industria regulada sin un programa de equidad establecido.

"Crea un puente transitable que podemos cruzar sin caer en nuestra desaparición como una mala película de Indiana Jones", dijo.

Montero tiene dos condenas por cannabis ahora eliminadas. Él cree que anteriormente el Departamento de Policía lo habría "rechazado" por querer trabajar en un dispensario debido a su historial.

Pero Montero reconoce que esto es parte de un proceso educativo más amplio.

“Queremos eliminar el prejuicio y eliminar el estigma de personas como yo que fueron criminalizadas por una actividad que ahora es legal”, dijo. "Queremos que eso se refleje en el proceso de solicitud para poseer un dispensario o servicio de entrega o incluso simplemente para querer trabajar dentro de la industria del cannabis".

Montero dijo que solicitará abrir una tienda de cannabis si la ciudad avanza con un programa de equidad.

Pero incluso si el Ayuntamiento decide priorizar un programa de equidad la próxima semana, Carrasco dijo que todavía le preocupa que el registro de dispensarios esté cerrado. San José se convirtió en una de las primeras ciudades importantes en regular la marihuana. La ciudad pasó por un proceso riguroso para examinar las 16 tiendas de cannabis actuales, cerrando casi un centenar de tiendas ilegales.

Ahora no está claro si San José, que alberga a más de un millón de residentes, emitirá licencias para nuevas tiendas de marihuana.

“Si no reabrimos el registro para los dispensarios, entonces el programa de equidad realmente no tiene fuerza”, dijo Carrasco. "Sé que lo abre para fabricación, pruebas de laboratorio y distribución, pero no lo abre para dispensarios".

La concejal Pam Foley también solicita que el concejo reevalúe la posibilidad de permitir más de 16 negocios en la ciudad. Presentó una propuesta para ser considerada en la sesión de establecimiento de prioridades del Ayuntamiento de la próxima semana, que permite a los legisladores clasificar las principales prioridades políticas de la ciudad para el próximo año.

“Esto minimiza el potencial de ingresos de San José, crea una sobresaturación de los negocios de cannabis en pequeños sectores de la ciudad y, por lo tanto, una distribución desigual en toda la ciudad”, escribió en su propuesta.

La propuesta de Foley también se escuchará en la reunión del Ayuntamiento del martes.

Comuníquese con Grace Hase en [correo electrónico protegido] o sigue @grace_hase en Twitter.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.