Delegación del Congreso de Silicon Valley vota para acusar al presidente
Miles de tropas de la Guardia Nacional se están movilizando en Washington, DC esta semana a medida que se acerca la inauguración presidencial. Foto de Katie King.

WASHINGTON, DC - Momentos antes de votar para acusar al presidente Donald Trump por segunda vez, la representante Zoe Lofgren explicó que no había necesidad de una larga investigación sobre si el presidente había incitado a una insurrección.

El demócrata de San José, que habló el miércoles desde el piso de la Cámara, dijo que el presidente motivó descaradamente a terroristas de derecha a atacar el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero mientras el Congreso contaba los votos del Colegio Electoral.

“Las acciones fueron públicas, claras como el día”, dijo Lofgren. "... Si no hacemos un juicio político para proteger a nuestro país, fallaremos nuestro propio juramento de proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, extranjeros y, sí, domésticos".

Los legisladores de la Cámara votaron 232-197 a favor del juicio político, convirtiendo a Trump en el primer presidente en la historia de la nación en ser acusado dos veces. Al igual que Lofgren, los representantes Ro Khanna (D-Fremont) y Anna Eshoo (D-Palo Alto) votaron a favor de la acusación.

“Es incapaz de honrar su juramento y nuestra Constitución, y ha demostrado ser inadecuado y peligroso”, dijo Eshoo. "Votaré para acusar a este traidor de nuestro país".

Diez republicanos rompieron con su partido y votaron a favor del juicio político, incluida la representante republicana de tercer rango Liz Cheney de Wyoming. Otros, como el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy de California, argumentaron que votar para acusar al presidente solo dividiría aún más a la nación y evitaría los esfuerzos para sanar.

Poco después de la votación, Lofgren le dijo a San José Spotlight que cree que algunos legisladores que respaldaron las afirmaciones infundadas de fraude electoral del presidente son culpables del motín de la semana pasada.

“Tuvimos miembros que fueron a la manifestación e incitaron a la misma violencia que hizo el presidente y creo que debemos analizar eso y ver cuál es la respuesta adecuada”, dijo.

Añadió que los miembros del Congreso no son inmunes a la responsabilidad penal.

"No tengo ninguna duda de que el FBI está analizando el comportamiento de algunos de nuestros miembros", dijo.

Mientras el Congreso emitía sus votos sobre el juicio político, una mezcla de policías, agentes del Servicio Secreto y soldados de la Guardia Nacional patrullaban los terrenos del Capitolio. Se instalaron cercas de acero y barreras de cemento alrededor del Capitolio y el National Mall.

Lofgren, quien se sorprendió por la falta de seguridad. durante el ataque, reconoció a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por la mayor protección.

"La policía en funciones del Capitolio había pedido ayuda y la Guardia Nacional la había rechazado, simplemente bloqueada, que necesitaba el permiso del Departamento de Defensa", dijo, explicando que Pelosi llamó al Secretario del Ejército para presionar por recursos adicionales para proteger al Congreso.

A pesar de las medidas de seguridad reforzadas, la alcaldesa de DC, Muriel Bowser, sigue instando a los estadounidenses a evitar viajar a la capital para la inauguración presidencial de Joe Biden el 20 de enero.

"(Necesitamos) proteger al Distrito de Columbia de una repetición de la violenta insurrección experimentada en el Capitolio", dijo.

Un boletín interno del FBI advirtió que los extremistas armados pueden reunirse en las capitales estatales de todo el país en los días previos a la inauguración, según informes de Associated Press.

 

Miles de partidarios de Trump llegaron a Washington DC la semana pasada con la esperanza de anular las elecciones presidenciales de 2020. Trump, quien se dirigió a la multitud en la Elipse cerca de la Casa Blanca, calificó la victoria de Biden como un "ataque atroz" a la democracia.

“Nunca recuperará nuestro país con debilidad”, dijo, antes de instar a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio mientras los miembros del Congreso comenzaban a contar la victoria de Biden en el Colegio Electoral.

Después de escuchar el discurso del presidente, sus seguidores irrumpieron en el Capitolio y deambularon por los pasillos, destrozando el edificio e irrumpiendo en las oficinas privadas de los legisladores. Algunos grupos buscaron a Pelosi. Otros corearon "Hang Mike Pence" mientras buscaban al vicepresidente, quien creen que ha sido desleal con Trump.

Los agentes de policía de la ciudad retiraron una bomba de tubo en el Comité Nacional Demócrata y otra en el Comité Nacional Republicano. La policía también recuperó una hielera con cócteles Molotov en los terrenos del Capitolio.

Varias personas, incluido un oficial de policía del Capitolio que fue golpeado por la turba, murieron como resultado del ataque.

“Esta ha sido una semana muy desafiante para todos, el país y para los miembros del Congreso y el personal”, dijo Lofgren. "Pero lo hemos superado".

Póngase en contacto con Katie King en [correo electrónico protegido] o sigue @KatieKingCST en Twitter.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.