En medio de las críticas, los legisladores de San José amplían el programa de estacionamiento seguro
El Ayuntamiento de San José se muestra en esta foto de archivo.

El Ayuntamiento de San José expandió el martes un programa piloto de estacionamiento seguro a dos lugares más a pesar de las profundas preocupaciones sobre el precio de medio millón de dólares del programa y la feroz oposición de los residentes.

En noviembre pasado, San José lanzó un programa piloto de estacionamiento seguro para quienes viven en sus vehículos. LifeMoves, una organización sin fines de lucro que brinda servicios a personas sin hogar, ganó un contrato para brindar seguridad y supervisar el programa en el estacionamiento del Centro Comunitario Seven Trees. Pero a medida que los líderes de la ciudad discutían la expansión del programa a los centros comunitarios de Roosevelt y Southside, algunos residentes se manifestaron en contra de la organización sin fines de lucro y cuánto pagaba la ciudad por los servicios.

Kathy Mattingly, un enlace de ministerios sociales en St. Thomas de Canterbury, se quejó al consejo sobre el costo del programa. Mattingly ayuda con algunos programas de estacionamiento seguro administrados por la iglesia que operan sin costo alguno.

“Nuestros huéspedes necesitan tres cosas: necesitan permiso para estacionarse, necesitan acceso a los baños y necesitan recoger la basura”, dijo Mattingly. “Hacemos más que eso y todavía es gratis. Creo que es complicado proporcionar este modelo rico en recursos para estacionamiento seguro en lugar de asegurarnos de que esos servicios se brinden a la población que los usa ".

San José pagará $ 400,000 por LifeMoves para operar los dos sitios hasta junio 30, 2021. El consejo previamente asignó $ 250,000 para que el programa piloto opere en el Centro Comunitario Seven Trees desde noviembre 2018 hasta junio 2019.

Donna Slaughter, que solía ser parte del programa LifeMoves en Seven Trees Community Center, dijo que estaba decepcionada por los servicios que ofrecían.

“Para mí, LifeMoves ayudó en ciertas cosas, pero estoy un poco decepcionado”, dijo Slaughter. “Nos pidieron que hiciéramos ciertas cosas, como buscar trabajo, para que pudiéramos conseguir una vivienda y eso es lo que hicimos mi esposo y yo. Nos prometieron ciertas cosas, pero no las cumplieron ".

Donna Slaughter y su esposo Joe Castro le dijeron al Ayuntamiento de San José que el personal de LifeMoves no cumplió sus promesas. Foto de Ramona Giwargis.

San José Spotlight primera entrevista Slaughter y su esposo Joe Castro a principios de este año mientras dormían en una camioneta pequeña con tres niños. Crearon una cocina improvisada en el asiento delantero donde preparaban el desayuno y la cena. A la hora de dormir, la familia se acomodaba en el asiento trasero para dormir. Nunca se mudaron a una vivienda más permanente.

Heather Bucy, directora de refugio y servicios para las operaciones del condado de Santa Clara de LifeMoves, se negó a discutir casos individuales debido a requisitos de confidencialidad, pero dijo que la organización sin fines de lucro está comprometida a poner los recursos a disposición de aquellos a quienes sirven.

"Si bien no podemos dictar hasta qué punto nuestros participantes aprovecharán lo que se ofrece", dijo, "trabajamos diligentemente para involucrarlos en y con los recursos y servicios comunitarios basados ​​en sus necesidades familiares únicas e individuales".

Otro residente pidió al consejo que verificara de forma independiente los datos de los contratistas, desafiando la afirmación de LifeMoves de que ha atendido a 34 familias desde noviembre.

“Debería haber supervisión de los programas piloto que reciben fondos públicos”, dijo Karen Gillette. "Se debe considerar el costo del programa por cliente atendido".

La concejal Sylvia Arenas presionó a la ciudad para que contratara contratistas que fueran 'culturalmente competentes'.

“Quiero asegurarme de que estamos satisfaciendo las necesidades de nuestra comunidad para que puedan sentirse conectados”, dijo. "Queremos asegurarnos de que las personas que nos atienden hablen o se parezcan a nosotros".

El concejal Sergio Jiménez pidió a los funcionarios de la ciudad que modifiquen el contrato de LifeMoves para aumentar el límite de 25 automóviles en Southside Community Center. También propuso eliminar el requisito de que los vehículos deben estar registrados para participar.

“Debemos apreciar el costo del seguro de automóvil y el registro puede ser prohibitivo para una persona que vive en la calle y no debe impedirle el acceso a la seguridad”, escribió Jiménez en su propuesta.

Jiménez también propuso asociarse con grupos como Dignity on Wheels para brindar servicios de duchas en el lugar en Southside Community Center y explorar la posibilidad de agregar lugares de estacionamiento seguro en otros distritos.

El consejo aprobó por unanimidad las propuestas de Jiménez y Arenas con la expansión del estacionamiento seguro, junto con una propuesta del concejal Raúl Peralez para llegar a los residentes que viven en casas rodantes en St. James Street.

Programa de equidad de cannabis

El programa de equidad del cannabis de San José finalmente está en proceso después de que los concejales votaron por unanimidad para adoptar las pautas del programa. La ciudad tuvo que acelerar el proceso para cumplir con la fecha límite del 1 de abril para la subvención estatal.

“Creo que esta es una de las partes divertidas de su trabajo cuando realmente puede ayudar a las personas a lograr el sueño americano y obtener movilidad ascendente”, dijo Sean Kali-rai.

Si bien hay más trabajo por hacer en el desarrollo del programa, los concejales aprobaron algunas de las pautas para los solicitantes. Los dueños de negocios tendrían un ingreso familiar anual del 80 por ciento o menos del ingreso medio del área del condado y cumplirían con uno de los siguientes criterios:

  • Ha vivido en un área durante al menos cuatro años donde al menos el 51 por ciento de los residentes tienen un ingreso familiar igual o inferior al 80 por ciento del ingreso medio del área del condado.
  • Haber asistido a una escuela pública durante al menos cuatro años en un área donde al menos el 51 por ciento de los residentes tienen un ingreso familiar igual o inferior al 80 por ciento del ingreso medio del área del condado.
  • Fue arrestado o condenado por un delito relacionado con el cannabis.
  • Tiene un familiar inmediato condenado por un delito relacionado con el cannabis.

La concejal Magdalena Carrasco, Raúl Peralez y Pam Foley abogaron en un memorando para ampliar los criterios, que incluían requisitos de que el solicitante viviera o asistiera a la escuela en San José por un tiempo determinado.

“Las consecuencias políticas de la 'Guerra contra las Drogas' no reconocieron los límites geográficos municipales”, dijo el memorando de los concejales. “Eliminar las limitaciones de ubicación innecesarias permite que el programa cumpla su propósito: un campo de juego equitativo para todos”.

Comuníquese con Grace Hase en [correo electrónico protegido] o sigue @grace_hase en Twitter.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.