San José aprueba un nuevo fondo de alivio de coronavirus
El alcalde de San José, Sam Liccardo, anuncia Silicon Valley Strong, una nueva iniciativa destinada a centralizar los recursos para la respuesta COVID-19 en esta foto de archivo. Foto de Janice Bitters.

Con los dólares públicos reducidos y la necesidad de alimentos y refugio creciendo, los líderes de San José aprobaron el martes por unanimidad un plan para crear un fondo de alivio de coronavirus que ayudará a la ciudad a recibir recursos federales para los afectados por la pandemia.

El fondo permitirá que la ciudad continúe operando sus refugios temporales de emergencia, los esfuerzos de distribución de alimentos en todo el condado de Santa Clara y otros servicios esenciales como proporcionar a los trabajadores equipos de protección personal. El nuevo fondo también permitirá a la ciudad buscar la cantidad máxima de reembolso del gobierno federal al clasificar y documentar con precisión los gastos.

“A medida que nuestra comunidad se vio afectada por los efectos económicos causados ​​por las medidas de salud pública para frenar y reducir la propagación de COVID-19, el equipo ha podido correr y proporcionar alimentos y necesidades para los más vulnerables en todo el condado”, dijo Lee. Wilcox, jefe de personal del administrador de la ciudad.

El fondo dependerá principalmente de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y de $ 178 millones de la Ley CARES, que paga los gastos de seguridad pública, atención médica, servicios humanos y empleados u operaciones similares vinculados a la pandemia.

Pero los funcionarios de la ciudad expresaron el martes su frustración con FEMA, ya que muchas de las operaciones de la ciudad, que se extienden más allá del alcance de las pautas de FEMA, no serán reembolsadas. Eso significa que FEMA no pagará la mayor parte de los esfuerzos de distribución de alimentos de la ciudad.

La agencia ha dicho que no reembolsará a San José por las comidas proporcionadas a las personas que viven fuera de la ciudad o por los residentes que no son de alto riesgo, expuestos o infectados con COVID-19, dejando fuera a cientos de miles de residentes del condado de Santa Clara que están desempleado o enfrentando dificultades económicas, dijo Wilcox.

“Los efectos de COVID-19 van mucho más allá de estas poblaciones”, dijo. "Sin embargo, un gran número de nuestros residentes que se han visto afectados económicamente por el refugio necesario en el lugar todavía necesitan ser alimentados".

Para compensar la fuerte factura de la ciudad, los funcionarios están buscando otras fuentes de ingresos utilizando reservas de emergencia y buscando reembolsos a través de acuerdos con el condado y las ciudades vecinas. El objetivo es evitar depender del fondo del presupuesto general de la ciudad para operaciones relacionadas con el coronavirus, dijo Wilcox.

“No solo FEMA nos dice que no reembolsarán la mayoría de esas comidas, que están sirviendo a familias que no tienen cheques de pago a diferencia de las personas que están realmente infectadas, sino que los fondos de la Ley CARES no pueden financiar ninguno de los comidas más allá de los límites de nuestra ciudad ”, dijo el alcalde Sam Liccardo. "Entonces ese acuerdo (con el condado) será muy importante".

La red de distribución de alimentos de la ciudad proporciona más de 500,000 comidas al día a través de organizaciones comunitarias, escuelas y socios del sector privado, pero esos recursos se están agotando. Para satisfacer las necesidades de los residentes del condado, la ciudad ha hecho acuerdos para proporcionar 130,000 comidas al día con el proveedor nacional de almuerzos escolares Revolution Foods y 20,000 comidas a través del Distrito Escolar Unificado de San José.

La ciudad también trabajará con Team San Jose, World Kitchen y Health Trust para proporcionar comidas a ciertos residentes de alto riesgo.

Los pequeños restaurantes familiares que quieran asociarse con la ciudad para proporcionar comidas deben solicitarlo a través del sitio web de la ciudad o ser referidos por un proveedor de servicios de alimentos existente, dijo el subdirector de la ciudad, Ángel Ríos, aunque solo se seleccionarán unos pocos.

La concejal Maya Esparza expresó su preocupación por la interrupción de los programas de distribución de alimentos sin comprometer las necesidades de algunos de los residentes más vulnerables y con inseguridad alimentaria de la ciudad.

"Necesitamos tener un plan para lo que sucederá después", dijo. "Queremos asegurarnos de que se atienda a las personas".

Ríos dijo que la ciudad planea continuar con la distribución de alimentos hasta el 31 de diciembre y monitoreará el impacto fiscal de ese trabajo antes de traspasar la responsabilidad al condado.

“Nuestro objetivo es que durante las próximas semanas finalicemos un buen plan de transición”, dijo. “Seguimos viendo que la necesidad aumenta. La buena noticia es que no está aumentando tan drásticamente como lo había hecho en las primeras semanas, por lo que esperamos que continúe ".

Comuníquese con Nadia Lopez en [correo electrónico protegido] o seguir @n_llopez en Twitter.

Política de comentarios (actualizada el 11/1/2021): Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios o prohibir a los usuarios que se involucren en ataques personales, incitación al odio o en exceso, o que hagan declaraciones falsas verificables. Los comentarios son moderados y aprobados por los administradores.

Dejá un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.